Hemeroteca de "La Aventura Humana" y pulsar en buscar

sábado, diciembre 29, 2007

EL ALMA COMPARTIDA DE MANOLO SANLÚCAR














Antes de empezar el acto, Manolo flanqueado por David González (Almuzara) y la Alcaldesa Irene García

En la noche de ayer jueves se presentó en un Auditorio de la Merced abarrotado el nuevo libro de Manolo Sanlúcar. Este libro venía fraguándose desde hacía tiempo y quiso nacer como una biografía a Isidro Muñoz, a su padre, hace ya unos seis años. Yo andaba con cierta asiduidad por la casa de la familia Muñoz Alcón en el Barrio, y aparte de mi amistad con Manolo desde hacía tiempo, el mayor de la saga de los artistas, en aquélla época mi relación se intensificó con los padres, especialmente con Isidro. Ya andaba con “el carné caducao”, como él repetía ante sus fatigas, desvanecimientos y enfermedades coronarias. Pero ahí se mantenía al frente. La cara pálida, pero sin perderle la mirada de al toro de la Vida. Fueron tantas sus confesiones en la intimidad, que su hijo José Miguel Évora y Mari Pepa me propusieron ayudarles a escribir la biografía del padre.








Su mujer Ana durante el acto, "quien me sostiene" (dice Manolo en el libro en su dedicatoria)



Juan Manuel Suárez Japón, amigo y prologuista del libro y actual Rector de la UNIA (Universidad Internacional de Andalucía)














Isidro no perdía su sentido del humor, y la filosofía de su vida era una constante que se agradecía, al menos yo, que siempre me había gustado escuchar a la gente mayor. La cuestión es que el proyecto se quedó en dique seco, además de coincidir que Isidro fue empeorando hasta su muerte.

De todos modos Manolo Sanlúcar, que andaba metido soportando y conviviendo con el peso del dolor la ausencia de su hijo, comenzó a esbozar unos apuntes que fueron tomando forma. Ana, su mujer inseparable, me lo comentaba con una tímida esperanza, de que la pasión que le tenía a la literatura estaba permitiendo a Manolo, al menos, hablar a través de la palabra escrita. Ayer lo explicó muy bien el propio Manolo, en cuanto a la genética, la fisiología y fisonomía con su padre, dos gotas de agua. Un día lo comentamos en su casa, que cuando se miraba al espejo cada vez se veía más aspecto del padre, y él decía que incluso su propia cara más envejecida que la de su progenitor.

Manolo en uno de los tantos momentos emotivos agradece los aplausos del público que llenaba el Auditorio









La muerte del padre fue el aldabonazo a su crisis existencial, aunque el trabajo le mantenía entretenido, aunque sin motivación. Entonces vino Carlos Saura con “Iberia”, y la grabación discográfica última de “Medea”. Y entre el Pedroso y Sanlúcar encontraba su quietud, su silencio para llorar, para vivir su dolor, aunque también para escribir. Manolo con el tiempo se había ido convirtiendo cada vez más en un pensador. Y no un pensador cualquiera, sino en un filósofo que zarandeaba los cimientos de nuestra cultura. Como dijo ayer Juan Manuel Suárez Japón muy acertadamente, en Manolo no habitaba sólo ése guitarrista flamenco de los setenta y ochenta, con el que muchos todavía le asociaban, sino que estaba el músico en su más amplio sentido, como concertista, a la altura de los más grandes de Europa, el poeta, y el humanista a través de una profunda filosofía de hoy, actual, pareja a las mismas actividades que el padre cultivara en vida. De ahí el título del libro de “el alma compartida”. Su padre nació en él y con él anduvo siempre en su personalidad y en su forma de concebir el mundo.

De todo ese pensamiento fue naciendo sus escritos, que se transformaron en el libro que se presentó. Un libro que nos sitúa en el contexto social de las diferentes épocas vividas por sus padres y antepasados, y entre apuntes biográficos introduce también su denuncia social, tratando a veces de buscar la empatía en asuntos que entonces no alcanzaba a comprender del todo, y la distancia que da el tiempo le ha ayudado a entender.


Manolo dedicando libros a los asistentes al finalizar el acto





“El alma compartida. Memorias”, es la necesidad de describir todo el magma que lleva dentro, perfilando sensaciones, recuerdos y sentimientos. Los que consigo han ido siempre y los de ahora. Desde hace tiempo reivindiqué la figura del Manolo Sanlúcar filósofo. Por la amistad que me une y porque llego a entender por una serie de vínculos emocinales el dolor, que es su mejor instrumento, porque no renuncia a él, ya que es una forma de estar con sus dos seres ausentes, siempre he tratado de hablarle a la gente del Manolo Sanlúcar humanista, filósofo, que a veces incluso me ha apasionado más que su música, aunque también es cierto que desde hace poco tiempo disfruto más aún de su obra porque recrea toda su experiencia vital y descubro que su filosofía también está presente, cómo no, en todo su curriculum como flamenco y concertista. Por ello, a los que no conocían esta faceta de Manolo, estoy convencido de cuando lean el libro que necesariamente reflexionarán, encontrarán en su música más riqueza artística si cabe:

“Amarte es un dolor que no se cura,
ni tan siquiera busco que se alivie.
Vivir es para mí una desgracia,
una herida lamida día a día”

Dice en una estrofa de sus poesías. Así ha decidido vivir, porque en el Dios que no cree, de esta manera lo ha querido. Como explica en otra parte del libro. Él no niega la existencia de ese Dios que le ha maltratado, pero no cree en Él aunque esté donde sea. “Piensa en Dios que ya Él te entenderá”, es una máxima de Manolo Sanlúcar.

Se puede decir que Manolo Sanlúcar quiere reconocerse en su hábitat actual, el de los últimos años, aunque se deja llevar por lo que le dicta su propia naturaleza:

“Con el compás del tiempo se marchitó mi vida.
Un golpe terrorista reventó mis entrañas
viniendo, gota a gota, a donde estoy ahora,
y, ¿dónde estoy ahora...? ¡¿Dónde estoy yo ahora?!”



Manuel J. Márquez Moy

jueves, diciembre 27, 2007

PROBLEMAS CONDUCTUALES DEL MENOR por José Chamizo (Defensor del Pueblo Andaluz)

A José Chamizo le debo mucho en mi experiencia con cuestiones sociales. Tuvo una etapa que se le vinculó a su lucha activa contra el narcotráfico en la zona del Campo de Gibraltar, hasta que llegó hace bastantes años a la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, entidad que ha dignificado con el tiempo dedicándole horas interminables de vocación.
No se anda por las ramas y ya ha dado bastantes tirones de orejas a los políticos para que atiendan las situaciones marginales del pueblo andaluz. Este sacerdote heterodoxo, atípico, ha conseguido el consenso de todos para seguir ocupando su misión dentro de la Institución a la que representa. Traigo aquí la introducción a su último Informe sobre los problemas conductuales del Menor. Un desafío que es una tarea de todos.



En estos tiempos de cambio, asistimos a un amplio debate social respecto del comportamiento inadaptado de los menores. Se habla continuamente, tanto en la calle como en los medios de comunicación, de indisciplina en los centros escolares, de maltrato entre los propios alumnos, de vandalismo asociado a la botellona, de bandas juveniles, de una creciente delincuencia
juvenil. En definitiva, de todo un conjunto de conductas que presenta como característica en común el asociar de forma inexorable los términos menores y violencia.
Nos estamos refiriendo a diversas modalidades de conductas desajustadas de los niños y adolescentes en las relaciones interpersonales que responden a la definición de trastornos del comportamiento, más o menos patológicos, o bien se encasillan en el concepto de conductas problemáticas, conductas antisociales o cualesquiera otros de significado parecido.

Los menores con trastornos de conducta se han convertido actualmente en un grave problema social, cuyas consecuencias trascienden a las propias familias para recaer también sobre el vecindario, la escuela, el sistema sanitario o, incluso, los Tribunales de Justicia. Pero se trata además de un problema que rompe las tradicionales barreras sociales para afectar a familias de todas las capas y estratos sociales. A este respecto, sorprende el creciente número de casos de menores integrados en familias perfectamente normalizadas, no encuadrables en supuestos de desprotección, y que, no obstante, se muestran impotentes para contener los problemas conductuales del menor a su cargo.

No es de extrañar que las familias lleguen a esta Institución implorando ayuda para afrontar las manifestaciones más graves de este problema en sus hijos. Especialmente, cuando tras un largo e infructuoso peregrinar por las Administraciones públicas comprueban que la única alternativa que éstas les ofrecen para conseguir un tratamiento efectivo para sus hijos pasan, bien porque éste sea desamparado y su tutela asumida por le entidad de protección de menores; o bien por esperar a que cumpla 14 años y su comportamiento le lleve ante un Juzgado de Menores que decrete como medida su internamiento en un centro cerrado.

Sorprende cómo algunas familias acuden desesperadas a nuestra Oficina solicitándonos que hagamos algo por su hijo o hija. Saben que su destino no augura nada bueno ya que el historial creciente de sus “hazañas” así lo demuestra, pero nadie parece darse por aludido. Han pedido ayuda a los servicios sociales de su localidad, han pedido ayuda a los profesores y a la Dirección del centro educativo, han acudido a las citas en los servicios de salud mental y seguido al pie de la letra sus instrucciones, han solicitado el auxilio de los servicios de protección de menores, e incluso se han entrevistado con la Fiscalía en solicitud de ayuda, y la respuesta siempre ha sido la misma, comprenden su situación pero la posible solución excede sus posibilidades.


Sin embargo, la sorpresa es mayor cuando comprobamos que no todos los menores con trastornos conductuales encuentran la misma falta de respuesta por parte de los poderes públicos.
Sorprendentemente, los menores tutelados por la Administración sí disponen de centros residenciales específicamente concebidos para el tratamiento de trastornos de conducta. Un recurso terapéutico que se revela esencial para al tratamiento de los trastornos más graves, pero cuyo acceso queda vedado para el resto de la población menor de edad que no está sujeta a la tutela de la Administración.
Se trata de una situación difícil de entender y sobre todo de aceptar, ya que junto a las carencias en la respuesta de las Administraciones sanitarias, social y educativa a los menores no tutelados con trastornos de conducta, nos encontramos con la existencia de una red de recursos públicos de acceso exclusivo para los menores tutelados y en cuyo control y gestión no parecen tener participación ni la Administración sanitaria ni la educativa.

Una situación ante la que no podía mostrarse indiferente una Institución que se proclama defensora de los derechos de los menores. Por ello, hace ya algún tiempo que asumimos ante el Parlamento de Andalucía el reto de investigar en profundidad los diferentes factores que inciden en el problema de los trastornos conductuales en menores, de analizar las carencias y las virtudes de la respuesta administrativa ante el mismo y, sobre todo, de ofrecer propuestas que permitan mejorar la situación de los menores afectados por los trastornos conductuales y de sus familias.

Del cumplimiento de este deber y de la repuesta a este reto surge el presente Informe Especial que presentamos a la consideración del Parlamento de Andalucía y a la valoración de toda la sociedad andaluza. Un Informe cuya elaboración nos ha permitido concluir que los trastornos de conducta en menores han dejado ya de ser el problema emergente que esta Institución denunciara hace años, para convertirse en una preocupante realidad y en un difícil reto para el futuro. Y todo ello, ante la pasividad de unos poderes públicos que se han mostrado incapaces durante años, no sólo de reconocer la importancia del problema, sino, sobre todo, de ofrecer respuestas eficaces al mismo.
Esperemos que el presente Informe arroje algo de luz sobre un problema tan complejo, y, sobre todo, ofrezca un atisbo de esperanza a aquellas familias andaluzas que deben afrontar día a día el difícil reto de convivir con un menor aquejado de un trastorno conductual.


José Chamizo de la Rubia
Defensor del Menor de Andalucía
Defensor del Pueblo Andaluz

martes, diciembre 25, 2007

LAS HUELLAS DE LA MEMORIA: INTROITO


video


Os presento este video, como introito (introducción), a lo que está siendo el Programa de Investigación "Las Huellas de la Memoria". Empezó a fraguarse formalmente en el año 2.003, hasta que cuando estuvo claro se presentó oficialmente el 6 de Junio de 2.006. Es un trabajo intenso pero ilusionante, con más de un centenar de personas que colaboran desde todos los ámbitos. Existen cuatro campos de trabajo con sus respectivos asesores:


1. Genética y Neurobiología.


2. Biología de la Conservación.


3. Arte y Patrimonio Antropológico.


4. Naturaleza humana y Psicología social.

Cartel de la inauguración oficial en Junio de 2.006 (Clickear en la imagen)


Son transversales y además de recopilar una amplia documentación sobre Sanlúcar y Doñana, estamos trabajando en 35 subproyectos. La duración de este Programa de Investigación es desde el periodo de 2.006 al 2.010. Cuenta con numerosas entidades patrocinadoras públicas y privadas, además de otras con colaboraciones puntuales. El objetivo, por resumirlo en unas palabras es analizar los vínculos emocionales del habitante de estas tierras con su medio, y partiendo de ahí proponer posibles actuaciones.


Manuel J. Márquez Moy, Coordinador del Programa de Investigación "Las Huellas de la Memoria"

martes, diciembre 18, 2007

EL COMITÉ LOCAL DEL PSA EN SANLÚCAR QUIERE HACER LLEGAR A LOS SANLUQUEÑOS LA RESOLUCIÓN QUE HA ADOPTADO RESPECTO A LA COALICIÓN ANDALUCISTA

Saludamos esta iniciativa en el terreno de la política andaluza. Creemos que es una iniciativa necesaria y útil para los intereses generales de Andalucía. El Comité Local quiere dejar claro que está de acuerdo con esa iniciativa a nivel de Andalucía. Pero no vamos a formar parte, en ningún caso, de ninguna coalición a nivel local sanluqueño en la que esté presente el líder local del PA, Antonio Prats.

PSA/Bloque se presentó a las últimas elecciones locales en Sanlúcar con un programa en el que la lucha contra la corrupción era un elemento clave. Por ello no sería coherente que ahora formáramos parte de una coalición en la que también está presente Antonio Prats. Esta coherencia es algo que le debemos a los más de novecientos sanluqueños que nos votaron; les queremos agradecer, una vez más, su apoyo. Estamos seguros de que la inmensa mayoría de ellos no hubiesen querido que se les relacionase con Antonio Prats.

Los hasta hoy miembros del PSA hemos presentado nuestra baja como militantes y trabajaremos en adelante en el Bloque de Progreso por Sanlúcar. Se trata de un partido político local legalmente constituido como tal e inscrito al tomo VI, folio 184, del Registro del Ministerio del Interior por Resolución de fecha 19/2/2007 (más abajo reproducimos su logo). Veríamos positiva la posibilidad de compartir nuestro proyecto con otras fuerzas políticas y colectivos siempre que seamos afines. Abogamos por la dignificación de la política sanluqueña.


Remitido por Alfredo Martínez, hasta hoy Secretario Local del PSA.

miércoles, diciembre 12, 2007

EL TRASFONDO DEL CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ



En esta ocasión Antonio Piñero nos trae este artículo sobre un asunto que lleva decenios tristemente siendo portada de los medios de comunicación por un conflicto que se eterniza. Antonio Piñero, como uno de los máximos expertos internacionales en la era precristiana, en su especialidad como Catedrático de Filología Griega y otras lenguas primitivas del Oriente Próximo, nos dá su visión desde un ángulo distinto al que estamos acostumbrado a leer o escuchar sobre esta problemática realmente grave y dramática.

Imagen de destrucción de casas palestinas por los israelíes, tristemente hecho frecuente.




El origen remoto del actual conflicto entre palestinos e israelíes se remonta a casi 1900 años: exactamente al 135 d.C. momento en el que las tropas romanas del emperador Adriano dan por concluida la segunda gran revuelta de los judíos contra Roma.
El resultado de esta derrota fue atroz para Israel. No habían quedado los judíos suficientemente escarmentados con el descalabro del 70 d.C. ante las tropas de Vespasiano y Tito, en el que Jerusalén quedó aniquilada y el Templo destruido.
El hecho fue que toda Judea quedó prácticamente “como un desierto”. Los muertos romanos fueron muchos, ciertamente; pero por parte de los judíos, incontables. El historiador romano Dión Casio habla de casi 600.000 muertos, más otros muchos por enfermedades y hambre, e innumerables los vendidos como esclavos. Judea se convirtió en colonia romana y su capital, elevada sobre las ruinas de Jerusalén fue una ciudad nueva: Aelia Capitolina; Adriano expulsó a todos los judíos del perímetro ciudadano y prohibió a éstos bajo pena capital acercarse a la capital.
Ciertamente siguió habiendo suficientes judíos en el conjunto de las tierras de Israel como para no perder la continuidad, pero se produjeron muchos huecos y vacíos en la tierra que lentamente fueron ocupados sobre todo por nómadas árabes. La situación en Israel hasta los años del emperador Antonino Pío (138-161) fue absolutamente lamentable, pues desde Adriano hasta la época de este último emperador quedó prohibida la circuncisión, la observancia del sábado y el estudio en público de la Ley. Esto significaba ni más ni menos que la negación del derecho a la existencia del judaísmo como tal.
Muchos judíos emigraron a otros países durante este tiempo y la provincia romana de Judea siguió recibiendo gentes que no eran israelitas. Lo importante es que el estado judío desapareció sobre la tierra desde ese momento hasta 1948.
La situación empeoró desde la expansión árabe en el siglo VII: sus tropas conquistaron todo Oriente Medio, el oriente más lejano, el norte de África y llegaron más allá de los Pirineos, hasta ser detenidos por Carlos Martel cerca de la ciudad de Tours.
Las cruzadas no mejoraron esta situación, pues en todo caso fueron ciertas ciudades como Ptolemaida, Acre y Jerusalén las que temporalmente estuvieron en manos de los cristianos. Y desde la época de Saladino en el siglo XII la presencia árabe en Palestina se hizo omnipresente.
Así, hasta bien entrado el siglo XIX en el que el movimiento sionista internacional decidió que había que refundar el estado de Israel. Durante este tiempo nunca cesó la presencia judía en territorio de los actuales Israel y Palestina. Desde el siglo XVI se hizo más notable cuando en Safed, en el norte de Galilea, se establecen muchos judíos haciendo de esta ciudad no sólo como centro comercial, sino sobre todo de la cultura. Las escuelas rabínicas de la ciudad florecieron y fueron enseguida tan famosas como las antiguas de Babilonia y de Jerusalén.
Después, la decadencia económica de Safed facilitó el renacimiento de Jerusalén que heredó de la ciudad galilea el privilegio de convertirse en centro para el estudio de la Torá, la Ley hacia la mitad del siglo XVII. Al final del Imperio otomano, la población judía de Jerusalén empezó a aumentar notablemente. Se dice que en 1690 los judíos eran aproximadamente 1.000, pero que hacia 1760 se produjo una inmigración sefardí, seguida por la llegada de los asquenazíes en 1777 lo que aumento mucho la población de judíos en Jerusalén. El gran cambio se produjo un siglo más tarde cuando la población de Jerusalén pasó de 11.000 a 22.000; en 1914 se había triplicado. Así siguió creciendo hasta 1948.
Y ahora demos un salto a la actualidad. Por un lado, hay que imaginarse a niños hebreos recibiendo una educación en la que la Biblia desempeña un papel importante. Desde muy pequeños se les inculca a estos niños que forman parte del pueblo elegido, que tienen una alianza con la divinidad, que este Dios les ha concedido en herencia la tierra de Israel, que es suya por voluntad divina desde tiempo inmemorial, antes de que los nómadas árabes se hubieran constituido si quiera como nación, y ni se les hubiera pasado por la cabeza existir como entidad política.
Encuentro reciente en Annapolis (EE.UU) en una cumbre sobre Oriente Medio, convocada por el Gobierno de Bush. En la foto, el primer ministro israelí
Ehud Olmert (izda.) y el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Además de estas ideas la mayoría de los judíos desde niño tiene un imaginario de la plenitud y de la liberación y salvación de Israel según la Alianza. Este imaginario tiene entre otros los siguientes elementos:
1) Israel será restaurado a su antigua forma de 12 tribus completas. Las tribus que han perecido o se han dispersado desde los grandes fracasos de los reinos antiguos, de Israel y de Judá, serán reunidas y congregadas por obra divina en un nuevo y completo tierra de Israel con fronteras iguales o superiores a las de los reinos de David y de Salomón.
2) La mayoría de los paganos se mantendrá al menos en paz con Israel y respetará con temor al pueblo de Dios. Habrá, además, algunos que se convertirán al judaísmo.
3) El pueblo de Israel será puro, cumplirá la Ley en su totalidad, vivirá feliz y la tierra dará inmensos frutos. La vida sobre la tierra será paradisíaca para los justos del Señor.
En síntesis: la posesión de la tierra de Israel por los judíos está fundamentada en una inmensa tradición literaria, histórica y religiosa. Ese conjunto forma una suerte de mística que puede con todas las dificultades.
Y ahora trasladémonos al otro lado, al ámbito palestino. Muchas de estas familias, que viven ahora como refugiados fuera de Israel o en Palestina misma pero en precarias condiciones, piensan –ya sea verdad para cada uno de ellos o ya sea en su imaginario- que llevan cientos o quizá más de mil años habitando esas tierras, de las que ahora son expulsados. Si en el derecho actual la ocupación de una tierra desierta –según el ius primi capientis- puede pasar a ser propiedad legal después de 50 años en los que nadie las ha reclamado (la legislación varía de un país a otro), piensen en familia palestina que sostiene –porque está firmemente convencida de ello por tradición- que sus tierras en el actual estado de Israel les pertenecen desde hace centenares de años.
Y a esta sensación y sentimiento añadan la mística general entre los fundamentalistas islámicos –lo que se enseña en las madrassas o escuelas coránicas y lo que se expresa por medio de la confección de mapas utópicos. de que los territorios que se han consolidado en la historia como parte del islam, han de pertenecer por siempre al islam. Piensen en Al Andalus, en un Al Andalus que llega por el norte hasta la provincia de León y por este hasta el río Ebro, según los mapas de la España musulmana que cualquiera puede consultar en Internet. Los fundamentalistas islámicos reivindican como suyas esas tierras. Deben ser devueltas al islam, porque la reconquista española fue un acto ilícito. Hay aquí también otra mística de la posesión de tierras por derecho divino. Un sentimiento parecido es el que albergan las familias palestinas respecto a las tierras de Israel que “desde hace siglos” fueron suyas.
El conflicto tiene, pues, todos los elementos para ser irresoluble, pues en él desempeñan un papel fundamental mitos que moldean la conciencia: mitos históricos, literarios y religiosos. Y esos mitos conducen a una mística o al menos a una religiosidad de la posesión inalienable de la tierra por derecho divino. Y lo malo es que el objeto del deseo por parte de los dos grupos es la misma tierra.
Sólo hay en mi opinión –y muy a la larga- ciertos visos de solución al conflicto en el ámbito de la educación en un doble ámbito, muy relacionado entre sí: el de la educación y en el sentido de la necesaria laicidad del estado. La educación en el sentido de que en varias generaciones se inculque a las gentes desde pequeños que la religión pertenece esencialmente al ámbito de lo privado, y que en cuanto invade el de lo público se producen graves distorsiones que afectan a la vida política. Para muchas personas educadas en el islam y para judíos fundamentalistas esta educación es hoy por hoy utópica.
El ámbito de la laicidad del estado ayuda enormemente a la convivencia de las religiones. Voy, a este respecto, a transcribir unos párrafos del excelente libro de Xavier Teixidor, Le judéo-christianisme, Editorial Gallimard, París, collección Folio, Histoire, Inédit, 2006 (del que espero que vea la luz en español a lo largo del año que viene) que se refieren a la convivencia actual de judaísmo y cristianismo, de se terrible pasado de enfrentamiento, felizmente superado, que puede aplicarse igualmente a la convivencia islam-judaísmo-cristianismo. Esta convivencia se basa en la educación de las gentes –que tienen ahora otras perspectivas- y en la laicidad. Esta nueva atmósfera que reina entre judíos y cristianos es la que se debe conseguir entre musulmanes y judíos. Esta nueva atmósfera de convivencia serviría de base indispensable para futuros arreglos en el terreno estrictamente político. Dice Teixidor (p. 261):



La laicidad -ese pacto civilizado que el estado concierta con la religión, que le permite situarse fuera de cualquier obediencia religiosa y garantizar a la sociedad la coexistencia pacífica de cultos y creencias diversas- ha facilitado el entendimiento de dos religiones, el judaísmo y el cristianismo, que en determinadas épocas de la historia fueron enemigos encarnizados (y todavía hoy pueden ser tachados como tales en ciertos medios). Gracias a esta laicidad, el judaísmo y el cristianismo encuentran cada uno su vida propia, y de independencia absoluta […] Reunidos en sus templos y en sus hogares respectivos, los judíos y los cristianos podrán ignorarse tanto como el estado los ignore. La libertad de pensamiento de la que pueden gozar hoy día, después de largos períodos de censura para unos y otros, no es solamente el resultado de una conquista por parte de los derechos civiles; la religión ha tenido también su parte en ello.

Pero todavía se corren serios peligros. Transportados al conflicto actual palestino israelí valen las siguientes reflexiones el mismo Teixidor (pp. 262-263):

El judaísmo y el cristianismo son dos religiones que no están condicionadas por una adhesión territorial de cualquier tipo; no hubo en principio una fundación estricta, sino que el judaísmo y el cristianismo se constituyeron en un proceso largo de devenir. Los fieles de estas dos religiones no han conocido un centro como la Meca, donde el Profeta recibió la revelación del ángel Gabriel y que se convirtió más tarde en el lugar que los musulmanes deben visitar para fortalecer sus creencias. Ciertamente la obligación del peregrinaje a la Meca puede aceptarse más o menos, pero, contrariamente a los judíos, los musulmanes tendrían ahora como tarea suscribir un mensaje como el que figura en el Evangelio de Juan, en el capítulo 4: no hay que adorar a Dios ni en el monte samaritano, el Garizim, ni en el Templo de Jerusalén. “Ha llegado la hora –estamos en ella- en la que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad”. Dios es espíritu y los que lo adoran, lo adoran en espíritu. Por parte de algunos judíos cuando el sionismo establece que Jerusalén y la Tierra santa son el patrimonio del pueblo judío y de su religión, corre el riesgo de alterar las bases de la historia religiosa y cultural de la región durante muchos siglos.
La creación de Israel como estado soberano tuvo lugar en 1948. La integración de esta nueva entidad política en la comunidad de las naciones fue un acontecimiento que, por la multiplicidad de los elementos que entraban en juego, iba a abrir necesariamente un nuevo capítulo en la accidentada historia de Oriente Medio. Queda en claro que si se conoce un poco el pasado tan antiguo de esta región de Asia occidental y si se ha seguido de cerca durante años el desarrollo de los acontecimientos acaecidos sobre este escenario geográfico de historia tan rica, se comprende cómo la religión puede convertirse en cualquier momento en un arma de destrucción terrible, tan terrible como el celo de un Dios que se pretende único. Texto tras texto desde miles y miles de años, en toda suerte de idiomas o escrituras antiguas, el hombre político ha proclamado que había conquistado tal o cual porción de territorio porque Dios le había dicho que lo hiciera y que, en consecuencia, tenía sobre ella un derecho innegable e inalienable. Pero el conquistador debía permanecer vigilante, ya que otros podrían disputarle el dominio del suelo alegando que también habían oído las voces divinas que les incitaban a poseer la misma tierra. Siempre se dice que el monoteísmo nació en el Oriente Próximo, pero no se dice que hubo a menudo una cacofonía de voces divinas responsable de más de una guerra en la gran familia semita. La laicidad crea un silencio benéfico: el judaísmo puede entonces trascender su apego terrestre y el cristianismo [y el islam], por su parte, olvidar que santuarios, celebraciones de culto públicos o peregrinajes no son más que un accidente en la necesaria renovación interior que es la razón de ser de su existencia.

Creo que estas palabras de X. Teixidor tienen absoluta vigencia y señalan un camino a seguir.




Antonio Piñero es colaborador del Programa de Investigación "Las Huellas de la Memoria"


sábado, diciembre 08, 2007

EL AYUNTAMIENTO DE SANLÚCAR PODRÍA ENTRAR EN POCOS MESES EN QUIEBRA ECONÓMICA GRAVE



El Delegado de Hacienda del Ayuntamiento, Juan Pérez Vega, en su comparecencia para explicar las condiciones de adjudicación para la empresa que realice la Auditoría, por valor de 60.000 € en tres meses.
No cuento nada nuevo si nos referimos a la situación económica del Ayuntamiento. Pero lo relevante de la situación a la que se ha llegado es que las cosas se van a poner mucho más difícil todavía, según la información precisa que hemos podido recabar para llegar a tal probabilidad. Las operaciones de Tesorería que han podido mantener el pago de los trabajadores del Ayuntamiento y la de sus respectivas Empresas Municipales están llegando a un límite de máximo riesgo que podría llevar al Ayuntamiento a una situación de gravedad extrema. Mientras, de manera coyuntural el Banco de España se muestra reacio a que se sigan dando por las entidades financieras créditos, pues hay que equilibrar la economía del país, por lo que se niega a inyectar más liquidez a Bancos y Cajas de Ahorros, con lo que el Consistorio Municipal trata de agarrarse a un clavo ardiendo. Si no bastó con derivar fondos presupuestarios de varias Delegaciones para hacer frente a los pagos de los trabajadores de Elicodesa y Emulisán principalmente en este mes de Noviembre, parece ser que ahora ante la falta de liquidez necesaria para los pagos de Diciembre, incluídas pagas extras, la Delegación de Hacienda sigue echando mano de los fondos destinados a la Seguridad Social.

Por lo tanto, en estas semanas habría que renegociar el convenio firmado con la Seguridad Social para volver a cambiar el calendario de pagos que se debe a esta entidad estatal. Si estas negociaciones no llegaran a buen puerto, lo expertos consultados prevén lo peor. Todos insisten que es el capítulo 1 (el dedicado a Personal) el que salvaría al Ayuntamiento de esa quiebra económica, pero ¿quién le pone el cascabel al gato, y en puertas de dos citas electorales para Andalucía en el mes de Marzo de 2.008?. Son los contratos de 600 personas, sólo las referidas a las empresas municipales que hay que regular, más la de los funcionarios del Ayuntamiento.

Aparte la Auditoria que se presenta para realizarse no recoge ciertos capítulos interesantes, caso de la Gerencia de Urbanismo, aunque se esperan sorpresas en las auditorías de las otras empresa municipales, más que en el propio Ayuntamiento. Recordemos que el Ayuntamiento se ha estado surtiendo económicamente de las operaciones financieras de dichas empresas municipales durante años.

Si a todo esto le unimos, según fuentes solventes de la UE, que no están dispuestos a seguir gastando dinero europeo en fondos para cursos de formación presuntamente fraudulentos, extremo este último que se está investigando, mientras no se justifiquen los gastos de los millones de euros que se han invertido en toda la comarca durante muchos años, más la no inclusión del Ayuntamiento de Sanlúcar prácticamente en los Presupuestos de 2.008 de la Junta, no hay que ser muy experto para darse cuenta que el Auntamiento de Sanlúcar puede vivir su peor momento económico de la Democracia. El Presidente del Comité de Empresa del Ayuntamiento, Rafael Ávila no ha querido entrar en valorar la situación, aunque reconoce que es muy preocupante.


Manuel J. Márquez Moy

jueves, diciembre 06, 2007

EL 16 PREMIO DE REPORTEROS SIN FRONTERAS – FUNDACIÓN DE FRANCIA ENTREGADO AYER EN PARÍS


Imagen de las calles de Eritrea
El Jurado del Premio Reporteros sin Fronteras – Fundación de Francia ha elegido al eritreo Seyoum Tsehaye como “periodista del año 2007”. Más allá del caso de este valeroso periodista, encerrado en los terribles calabozos eritreos desde septiembre de 2001, el jurado del Premio Reporteros sin Fronteras – Fundación de Francia ha querido llamar la atención sobre la catastrófica situación de la libertad de prensa en ese pequeño país del Cuerno de Africa. En los últimos años, en las cárceles de Eritrea han muerto al menos cuatro periodistas. El principal responsable es Issaias Afeworki, el muy autoritario e inflexible presidente del país desde su independencia, en 1993.

Birmania ocupó el centro de la actualidad a finales de septiembre, cuando tuvieron lugar las manifestaciones de bonzos y se produjo la subsiguiente represión. Reporteros sin Fronteras y la Fundación de Francia han decidido recompensar, en la categoría “Medio” a la radiotelevisión Democratic Voice of Burma, una de las fuentes informativas más fiables durante la crisis birmana.

El mundo árabe ocupa este año un puesto de honor, con dos galardones. En la categoría “Defensor de la libertad de prensa” está el Observatorio Iraquí de la Libertad de Prensa que ha sido premiado por su esencial trabajo de denuncia de las innumerables violencias cometidas con los profesionales de los medios de comunicación. Y el joven blogger egipcio Kareem Amer es el premiado en la categoría de “Ciberdisidente”. De 23 años de edad, está condenado a cuatro años de cárcel por criticar en su blog la política del presidente Hosni Mbarak, y denunciar el dominio de los islamistas sobre las universidades del país.

Finalmente, a pocos meses del inicio de los Juegos Olímpicos de Pekín, Reporteros sin Fronteras ha concedido un premio especial “China” a la pareja de militantes de los derechos humanos Hu Jia y Zeng Jinyan, que se encuentran en residencia vigilada. Atrincherados en su casa, ambos activistas continúan, mejor o peor, informando al mundo entero sobre las nefastas consecuencias que la preparación de los JJOO tiene para la población china.


El Premio Reporteros sin Fronteras – Fundación de Francia existe desde 1992

Recompensando a un periodista, un medio de comunicación, un defensor de la libertad de prensa y un ciberdisidene, Reporteros sin Fronteras y la Fundación de Francia alertan a la opinión pública sobre la diversidad de atentados al derecho de informar y estar informado, y sobre su necesario compromiso en favor de la libertad de prensa.

Desde su creación, han recibido el Premio Reporteros sin Fronteras –Fundación de Francia:
Zlatko Dizdarevic (Bosnia Herzegovina – 1992), Wang Juntao (China – 1993), André Sibomana (Ruanda – 1994), Christina Anyanwu (Nigeria – 199), Isik Yurtçu (Turquía – 1996), Raúl Rivero (Cuba – 1997), Nizar Nayyouf (Siria – 1998), San san Nweh (Birmania – 1999), Carmen Gurruchaga (España – 2000), Reza Alijani (Irán – 2001), Grigory Pasko (usia – 2002), Alí Lmrabet (Marruecos – 2003), Hafnaoui Ghoul (Argelia – 2004), Zhao Yan (China – 2005) y U Win Tin (Birmania – 2006).


Varios de los premiados recuperaron después su libertad, tan solo pocas semanas o pocos meses después de recibir el Premio. Entre ellos, el periodista marroquí Alí Lmrabet, premiado el 10 de diciembre de 2003 y liberado el 7 de enero de 2004; el periodista ruso Grigory Pasko, galardonado en diciembre de 2002 y puesto en libertad en enero de 2003; o el sirio Massoud Hamid, que en 2005 recibió el premio de la categoría “ciberdisidente” y salió en libertad en julio de 2006.

El Premio Reporteros sin Fronteras – Fundación de Francia lo decide un jurado internacional, compuesto por 35 miembros: Ekram Shinwari (Afganistán), Sabine Christiansen (Alemania), Michael Reiske (Alemania), Rubina Möhring (Austria), Nayee Islam Khan (bangladesh), Zhanna Litvina (Belarús), Olivier Basille (Bélgica), Colette Braeckman Bélgica), Maung Maung Myint (Birmania), François Bugingo (Canadá), Carlos Cortés Castillo (Colombia), Miriam Leiva (Cuba), Fernando Castelló (España), María Dolores Masana Argüelles (España), Vicente Verdú (España), Domenico Amha-Tsion (Eritrea), Ethan Zuckerman (Estados Unidos), Francis Charhon (Francia), Laurent Joffrin (Francia), Elise Lucet (Francia), Pierre Veilletet (Francia), Mimmo Candito (Italia), Sailab Mahsud (Pakistán), Ricardo Uceda (Perú), Michel Kik (Líbano), Donat M’Baya Tshimanga (República Democrática del Congo), Mircea Toma (Rumania), Alexey Simonov (Rusia), Gunnel Werner (Suecia), Omar Faruk Osman (Somalia), George Gordon-Lennox (Suiza), Gérald Sapey (Suiza), Sihem Bensedrine (Túnez), Ben Ami Fihman (Venezuela) y Roslana Taukina (Kazajstán).

Manuel J. Márquez Moy

lunes, diciembre 03, 2007

BUSCANDO EL AMBIOMA por Francisco Mora











Francisco Mora es Doctor en Neurociencia y Catedrático de Fisiología Humana







Hace muchos años que dentro de la Educación Ambiental me especialicé en la Interpretación del Paisaje. Una disciplina que me ha ido ayudando a entender mejor la relación del ser humano con la Naturaleza de la que formamos parte. Los resultados me han servido para después trabajar en cuestiones referentes a la Gestión del Medio Ambiente. Incluso para ir desgranando un mundo complejo de las vinculaciones emocionales del ser humano con los paisajes y ambientes culturales donde se mueve, han sido necesarios muchos años de paciente observación de los mecanismos de funcionamiento del cerebro ante diversos estímulos externos. Con ello descubrí para mí la Neurobiología y gracias a la ayuda de Javier de Felipe, del Instituto Ramón Y Cajal de Madrid y otras personas he podido comprender mejor todo ese mundo neurocientífico realmente apasionante. Desde hace años me he ido topando con personas con psicopatologías que mi intuición me decía que no se debían a problemas unicamente neurológicos, de defectos en los neurotransmisores. Ahí estaban también los genes.


Pero sinceramente había cosas que tampoco me cuadraban. Me resultaba extraño que la enfermedad esquizofrénica, o la que he observado más recientemente en un amigo que tristemente se me ha ido, que padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), no tuvieran nada que ver con los genes. Pero yo pretendía llegar aún más lejos. Todos tenemos el mismo genoma, pero ¿ por qué desarrollamos unos ciertas patologías y otros no?. Evidentemente por errores genéticos en unos individuos y en otros no, pero la cuestión es más compleja. El caso es que a través de Francisco Mora, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, he podido acercarme al denominado Ambioma. Este artículo de Francisco Mora nos puede ayudar a entender mejor todo estas puertas que se están abriendo a la ciencia. (Manuel J. Márquez Moy)


Cada ser humano es una consecuencia, cambiante en el tiempo, de la interacción entre una dotación genética única y una serie de experiencias, también única, en el mundo. Y es por ello que el hombre no viene predeterminado al mundo. Y es de ésta manera además que, en alguna medida, el hombre puede soñar en una libertad que le permite hacerse a sí mismo. A ello, que no es nuevo, hay que añadir hoy otra dimensión de trascendencia no imaginable. Y es ésta. Nadie en el mundo viene predeterminado a padecer ninguna enfermedad mental, ni tampoco ninguna otra enfermedad compleja, poligénica, sea ésta una esquizofrenia, Alzheimer o Parkinson, una arteriosclerosis, una hipertensión, ciertos tipos de diabetes o cánceres y junto a ellas una muy larga lista de enfermedades.


Cierto que el ser humano puede nacer, y de hecho este es el caso, con genes mutados o alelos de genes que predisponen a padecer las enfermedades mencionadas. Pero esto no es suficiente, en absoluto, para que haya aparición clínica de estas enfermedades que llamamos complejas y que son las más. Para que ello ocurra es necesario que esos genes mutados, en su acción e interacción entre ellos y con otros genes, interaccionen a su vez con el medio ambiente que rodea al individuo y sus estilos de vida y haga que la enfermedad se exprese


.
El medio ambiente influye,no sólo en nuestras emociones, sino en nuestros genes para que se desarrollen incluso ciertas patologías.














De ello, y como corolario, se deduce una idea realmente revolucionaria. Y ésta es que el ser humano podría vivir sin las enfermedades más importantes que nos acechan si conociésemos esos determinantes ambientales, decisorios, y que hemos venido llamando, con la intuición de mi buen amigo López Rejas, el ambioma. El concepto de ambioma que se ha definido como "el conjunto de elementos no genéticos, cambiantes, que rodean al individuo y que junto con el genoma y proteoma conforman el desarrollo y construcción del ser humano o pueden determinar la aparición de una enfermedad", es el gran desconocido de la ciencia actual. Y es claro que es el elemento determinante, como ya se ha señalado, de que aparezca una determinada serie de enfermedades.


La base más elemental nos la proporciona el simple análisis. Dos gemelos univitelinos, monocigóticos, con el mismo genoma, es decir, con exactamente los mismos genes, uno puede ser esquizofrénico o padecer Alzheimer y el otro no. Es claro pues que algo fuera del genoma ha determinado la aparición de la enfermedad. El ambioma es muy complejo. No se trata sólo de todo aquello tan abstracto que significa por ejemplo la emoción y los sentimientos en el ambiente familiar o en el colegio, o del estrés sin más en el puesto de trabajo, o de fumar o no, o tomar sal o no o de hacer ejercicio o regular la ingesta de alimentos o someterse a un proceso de aprendizaje nuevo y exigente todos los días. Esta nueva área de conocimiento, el ambioma, nos llevará a darnos cuenta que tiene ingredientes que influyen, y a veces poderosamente, en el individuo y en su desarrollo a lo largo de toda la vida.


Desde antes del nacimiento y las incidencias del propio parto, la infancia, pubertad, adolescencia, juventud y adulto o durante y también y principalmente el proceso de envejecimiento. Y que en todos esos procesos hay ventanas temporales, "plásticas", de acción de ese ambioma que pueden durar sólo minutos y que pueden ser decisivos en el desarrollo de una función y tal vez también en el desarrollo de esas enfermedades de las que venimos hablando. Hay ya datos recogidos en el BioBank U.K. Study en el que han participado medio millón de ciudadanos británicos indicando qué aspectos concretos de ese medio ambiente en su interacción con un determinado genoma, predispone al individuo a potenciar el padecimiento de un gran espectro de enfermedades.


 Pero no es todo esto lo que me ha llevado a escribir este artículo, que también, sino a intentar llevar a la sociedad y que conozca, que el ser humano tiene un grado, nunca antes imaginado o pensado, de libertad ante sus propias enfermedades. Que nadie viene predeterminado por nacimiento o condición a padecer enfermedades importantes o sólo muy pocas y que el ambiente no sólo causa las enfermedades infecciosas o los traumatismos y sus consecuencias, sino también las enfermedades degenerativas más importantes y que las adquirimos en nuestro devenir por el mundo.


Se nos abren nuevas ventanas a la sociedad con una medicina verdaderamente predictiva, hoy todavía no imaginable y con un grado de responsabilidad individual cada vez más fuerte que cambiaran lo que conocemos en nuestro mundo actual una vez que conozcamos, y que todavía apenas conocemos, aquello que venimos llamando ambioma. Quedémonos hoy sólo con la idea de que no son nuestros genes los que de modo inalienable y determinista nos hacen sufrir y padecer el calvario de nuestras enfermedades.




Francisco Mora es colaborador del Programa de Investigación "Las Huellas de la Memoria"