Hemeroteca de "La Aventura Humana" y pulsar en buscar

martes, febrero 23, 2010

CUANDO SE NOS SUICIDA UN POETA por Manuel J. Márquez Moy


El 19 de marzo de 1.999 estaba conversando con Luisa Isabel Álvarez de Toledo de la situación de crispación contínua del país cuando nos llegó la noticia del suicidio de José Agustín Goytisolo. La Duquesa aseveró que mal camino lleva un país cuando se le suicidan los poetas, porque con ellos se suicidan también una gran parte de los ideales del país. Evidentemente cualquier suicidio es una tragedia, pero estábamos refiriéndonos a este caso concreto, que podría tener connotaciones patológicas, pero también el deseo de acabar con su vida porque el entorno social y cultural donde se movía ya no le entiende o no le comprende. O quizás a la inversa. Porque uno ya no entiende ni comprende el entorno social y cultural donde se mueve.

No voy a entrar en la ética del suicidio. Pero día a día la corriente es tan tóxica que no puedes sortearla y buscar un nicho ecológico y urbano donde refugiarte. Porque uno empieza a sentirse más un refugiado, que un ciudadano con deberes y el derecho a expresarse libremente. Aquí el que habla, defiende una causa, lejos de cualquier tinte de heroicidad, es un apestado. Aunque os prometo que sobrevivir hoy día a tanta oficialidad asfixiante es una heroicidad para el ciudadano corriente y moliente que trata llanamente de trabajar, o de tener una cama y un techo, y algo que llevarse a la boca.

Es triste-por no decir dramático- que personas inquietas por la cultura, dispuestas a mejorar la sociedad de Sanlúcar de Barrameda se tengan que ir de esta ciudad. En cuanto disientes de la oficialidad, te marginan. Incluso peor, porque si los que se ven obligados a autoexiliarse de Sanlúcar de Barrameda participan de una asociación, la mayoría de las veces se aburren al observar que una mayoría de estas organizaciones-no todas, aunque las menos- se mueven en función de los hilos que les marca el poder político, sindical o eclesiástico.

Pero estos otros personajes dañinos que forman parte de estas organizaciones, porque no son entes ni fantasmas, que deterioran la verdadera participación ciudadana, se mueven como comadrejas, con sigilo, listeza,-nada de inteligencia-hasta que los ambientes donde vas haciendo tu vida terminan por ser tu casa, o un paseo por la Calzada, porque se entrometen en las Federaciones o cualquier grupo que se puedan medio organizar para desactivarlos y reventarlos. Ya digo, no son entes, son personas con nombres y apellidos que impiden el desarrollo social, manipulando y sometiendo al silencio a aquéllos que desean contribuir a mejorar las cosas, porque de lo contrario, si insisten en ese compromiso social la intimidación los lleva al riesgo de perder su trabajo, su casa, o su bienestar.

El otro día, sin ir más lejos, me comentaba un prestigioso historiador español, que estaba leyendo unos libros sobre la GESTAPO, y me advertía que la diferencia era sorprendentemente que hoy se podía andar por la calle y ser unos homo consumidores. Consumidores de todo, pero productores de nada. Productores de pensamientos, ideas, sentido crítico, creatividad. Hasta cierto punto te dejan producir, pero cuidado si incomodas al alcalde, al empresario oligarca de toda la vida, ya que aparecerán los serviles piqueteros para informarte de quién manda aquí y disuadirte de cualquier iniciativa que pueda incomodar al mandatario y su pueblo.

Se ha suicidado un poeta que nos hacía mirar las cosas desde otro lado, fijarnos en detalles que se nos escapaban cotidianamente, que estaba dispuesto a cambiar las cosas hacia un mundo mejor, más humano, más acogedor. Pero nadie se preocupó ni se dio cuenta de que un día dejó de viajar, dejó de asistir a reuniones, dejó de pasear por la Calzada, dejó de sentarse bajo el mismo árbol, dejó de escribir, perdió el bolígrafo. Y el poeta se ha suicidado "porque padecía depresiones", resuelven las mismas instituciones que nunca le escucharon, ni tuvieron la talla humana para respetar sus derechos a la libertad de expresión con su poesía.


Manuel J. Márquez Moy es Director de "La Aventura Humana"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada